Mi lista.

banner

“El tiempo que hemos vivido queda fijado en nuestras almas como una experiencia forjada en el tiempo.”

Andrei Tarkovsky

Con el fin del año surgen los pretextos para enlistar toda clase de temas y realizar un “cierre” o “balance” de las cosas. Pero más allá de los periodos creados por el hombre para medir su paso por el mundo, están esas cosas que han dejado una cicatriz en tu alma. Es así de arbitrario que he elegido estas obras cinematográficas, que pueden no ser las mejores, pero que personalmente han dejado un rastro en mi. En muchos otros temas este año ha sido terrible, pero el cine, entre no muchas otras cosas, salva y mantiene interesante al mundo.

Sin más:

10 The Grand Budapest Hotel  (Wes Anderson, EU-Alemania, 2014)

La profusión estilística a lo Wes Anderson se extrapola en esta aventura que tiene como base el hotel y sus pintorescos personajes a lo largo del tiempo, sobre todo de la Europa de la primera mitad del siglo XX. Explosión de colores, texturas, diseño de producción y un vertiginoso ritmo se combinan en esta experiencia visual que en definitiva se agradece verla en la pantalla de cine.

9 Nymphomaniac (Lars Von Trier, Dinamarca-Francia-Alemania-Bélgica-Reino Unido, 2013)

Lars Von Trier en la última película de su “trilogía de la depresión” nos presenta la extrema búsqueda de sentir, rompiendo todas la barreras morales y sociales para centrarse en la experimentación del placer hasta sus últimas consecuencias, hasta que emerja del mismo dolor.

8 Frank (Lenny Abrahamson, Reino Unido-Irlanda, 2014)

Fantástica y divertida, una historia que nos recuerda que la auténtica genialidad se esconde en las más descompuestas y caóticas mentes, más allá de virtudes técnicas y habilidades estudiadas. Michael Fassbender crea un personaje entrañable sin mostrar su rostro y logra llevarnos a través de él, a un espacio donde la creatividad surge del objeto más insignificante. Como plus, “Set the galactic perimeter” es una de las mejores canciones que pude escuchar en el año, y de una inexistente banda lo que la hace aún más especial.

7 Maps to the Stars (David Cronenberg, EU-Canada, 2014)

Cronenberg lo vuelve a hacer. Alejado de las fórmulas de Hollywood y más bien centrando sus navajazos en las llamadas “celebridades” crea una oscura historia en el paradójico soleado Los Ángeles. Sus personajes se aferran a su imagen a cualquier costo para esconder su verdadera esencia espeluznante. La descomposición social examinada con el torso abierto y las entrañas al aire.

6 Only Lovers Left Alive (Jim Jarmusch, Inglaterra-Alemania, 2013)

La oscura fábula vampírica definitiva e independiente, salida del guión del propio Jarmusch pero basada en la novela de Dave Wallis (1964), hace punciones quirúrgicas a  tus centros perceptivos por medio de personajes que viven y sufren la inmortalidad, cansados de vivir con humanos a los que llaman “zombies”. Una sentencia no tan alejada de la realidad en que vive la mayoría de la humanidad, que no se da cuenta de nada. Tom Hiddleston alejado de “Loki”, Tilda Swinton, John Hurt y Mia Wasikowska hacen los mejores vampiros que he visto en años. Basta con ver la escena inicial para caer y ser absorbido irremediablemente en el mundo de Jarmusch, un mundo que vale la pena sumergirse.

5 Under the Skin (Jonathan Glazer, Reino Unido-EU-Suiza, 2013)

Una extraña y perturbadora experiencia sensorial hace de esta película una obra de belleza inquietante. Scarlett Johansson entrega su mejor actuación creando un ser alienígena diseñado para atraer especímenes humanos y despojarlos de precisamente todo lo que se esconde bajo la piel, como buscando qué es lo que los hace humanos. Acordes paranormales e imágenes transgresoras, desnudas desfilan en perfecta composición.  Confrontacional.

4 El Lobo de Wallstreet (Martin Scorsese, EU, 2013)

Dinero, enanos, cocaína aspirada en traseros y la retorcida búsqueda del sueño americano se conjuntan en la última genialidad de Scorsese. Este lobo es una metáfora de la humanidad, la globalización hace de esta película un ícono universal. Cine puro, sin concesiones. Quitarse la camisa y entrarle a puño limpio a los madrazos.

3 Gone Girl (David Fincher, EU, 2014)

Historia retorcida filmada en una atmosfera pesada y desesperante. Fincher controla tus sentidos durante 149 minutos. Cual Alex DeLarge, sientes los palillos en los párpados que forzan a no perder detalle. Trent Reznor y Atticus Ross aportan los acordes que dibujan a estos monstruosos seres humanos que sin embargo se parecen a ti. Baño de sangre con una estética precisa y cruel.

2 Birdman (Alejandro González Iñárritu, EU, 2014)

El eterno plano secuencia de la cámara del Emmanuel Lubezki, sirve de mirada que penetra y desnuda a los personajes que se desarrollan alrededor de la puesta en escena de una obra teatral. Desnuda no sólo sus cuerpos, sino sus almas y es esta la principal virtud de Birdman, el mapa de las almas atormentadas de hombres y mujeres enfrentándose a sus demonios. La voz interna de Riggan (Michael Keaton) parece que te habla a ti, te pide que te entregues a la rabia por vivir, para al final soltar la carcajada burlona, como Emma Stone, riéndote del mundo.

1 Interstellar (Christopher Nolan, EU-Reino Unido, 2014)

Odiada y amada, controversial como una verdadera obra de arte que divide opiniones pero que es imposible no opinar una vez que ha sido percibida, no pasa fugaz, te afecta. Para mi fue llegar al asiento de la sala de cine que con el paso de los minutos fue transformándose en un lugar más de la Endurance. Me sumergí en el espacio, me sentí insignificante ante el universo, me maravillé con su amenazante belleza, abracé el miedo de llegar a un planeta desconocido y compartí el inquietante deseo salvar lo que amas y de volver, volver aunque todo fuera distinto. Cada acorde dibujó notas como surcos en la memoria auditiva y el llanto, la esperanza perdida y recobrada y la resistencia:

No entres dócilmente en esa noche quieta.
La vejez debería delirar y arder cuando se cierra el día;
Rabia, rabia, contra la agonía de la luz.

Aunque los sabios al morir entiendan que la tiniebla es justa,
porque sus palabras no ensartaron relámpagos
no entran dócilmente en esa noche quieta.

Anuncios

X-Men: Días del Futuro Pasado

x-men

x-men

La materia, en su movimiento, manifiesta ciclos. La magnitud que esta propiedad genera se le llama tiempo. El tiempo es la magnitud física que mide la duración o separación de las cosas sujetas a cambio, esto es, el período que transcurre entre dos eventos consecutivos que se miden de un pasado hacia un futuro, pasando por el presente. Es la magnitud que permite el cambio y ordenar los sucesos en secuencias, estableciendo un pasado, un presente y un futuro, y da lugar al Principio de causalidad, uno de los axiomas del método científico.
La discriminada y perseguida raza mutante hace maleable esta teoría para lograr enviar al cada vez más mamado Wolverine a intervenir en la línea espacio – tiempo para eliminar al pequeño/gigante responsable de su futura extinción. Bryan Singer realiza su mejor película de X-Men, pero aún así no logra superar a First Class, su oficio le permite estructurar la historia de manera entretenida y se anota varios aciertos, ayudado por un ejercito de buenos actores, equilibrio entre el aspecto visual y narrativo, con buenas dosis de comedia, drama y un ritmo bien sostenido. Su debilidad radica, según mi opinión, en el guión que luce flojo en la adaptación del cómic.
De frente al peligro, colócate tus lentes, enciende tu walkman y ponte los audífonos, ahora expande el tiempo acelerando como un fotón a 299,792.458 Km/H alterando el espacio y la gravedad mientras presionas play. Diviértete, eres un súper héroe.

X-Men: días del futuro pasado
(X-Men: Days of Future Past, EUA, 2014)
Dirige: Bryan Singer
Actúan: Jennifer Lawrence, Michael Fassbender, Hugh Jackman, James McAvoy
Guión: Simon Kinberg
Fotografía: Newton Thomas Sigel
Duracion: 131 min.

Godzilla

godzilla

Comienza a abrirse la cortina de terciopelo rojo mientras se apagan las luces, das un sorbo a tu refresco y una mordida a la torta que tu mamá metió de contrabando a la matinée y comienza la magia, la plastilina nunca se vio tan impresionante como ahora, formando un monstruo que destruye una ciudad entera. El rey de los monstruos regresa en un homenaje con Gareth Edwards a la cabeza, al que lo avala sólo su primer largometraje “Monsters”, una muy interesante película. Es claro, no descubre ningún hilo negro pero consigue estructurar un espectáculo con gran precisión, las tomas a ras de suelo, los planos bien compuestos y secuencias que resultan memorables. Como buen creador, Edwards, irrita a muchos matando a sus principales protagonistas en la primera media hora. Aunque aplaudo el atrevimiento, los que quedan, salvo Ken Watanabe, no logran crear un vínculo y se desvanecen entre el humo y los escombros de las asombrosas imágenes de destrucción, para dejar como principal al monstruo que representa una ambivalencia, apocalipsis y esperanza. Al final, es un espectáculo que va más allá de explosiones y pirotecnia vacía, sino de una obra que funciona.
Ya estás a una mordida de terminarte la torta, el refresco ha pasado a la historia y tú sonríes porque sabes que al final en una épica batalla, Godzilla le romperá su madre a todos y de paso, salvará al mundo.

Godzilla
(EUA-Japón, 2014)
Dirige: Gareth Edwards
Actúan: Aaron Taylor-Johnson, Elizabeth Olsen, Bryan Cranston, Juliette Binoche
Guión: Max Borenstein, Dave Callaham, Frank Darabont
Fotografía: Seamus McGarvey
Duración: 123 min.

Nymphomaniac

Nymphomaniac

Nymphomaniac

Du bist mir ans Herz gewachsen
Wenn ich blute hast du Schmerzen
Wir müssen uns kennen
Ein Körper, zwei Namen
Nichts kann uns trennen
Ein Zweilaib im Samen

Rammstein suena en la introducción de la última transgresión de Lars Von Trier, mientras, como es usual en él, intenta abrir un boquete en las entrañas de la naturaleza humana para mostrarnos su grotesca belleza en planos disgregados. Desde que escuchamos los primeros acordes y vemos la primer secuencia, sabemos que nos enfrentaremos a una obra fuera de las fórmulas concebidas para abarrotar salas de cine, se aleja de la complaciente clasificación “B” para expresar la realidad en su más incómoda presentación, durante casi 5 horas de una obra que debe verse completa y no mutilada en 2 volúmenes, Von trier nos presenta otra historia auto-destructiva que cierra su “trilogía de la Depresión” esta vez por la vía sexual. Joe es la representación de la extrema búsqueda de sentir rompiendo todas la barreras morales y sociales para centrarse en la experimentación del placer hasta sus últimas consecuencias, hasta que emerja del mismo dolor. La historia convertida en una confesión de dos vías, presiona las infectadas ámpulas de la sociedad para exprimir la pus doblemoralina y mocha que no puede evitar esparcir su peste. Si tu mamá supiera de qué trata, te diría que verla te sacará perrillas oculares, el argumento favorito para proteger tu buena conciencia. El encuadre perfecto es más contenido aquí que en sus obras anteriores, pero aún así los planos desfilan en correcta composición, como es característica de un enfermo neurótico. No hay pérdida en esta inversión; si llega a tu ciudad, sugiero ir al cine desnudo, como un signo.

Nymphomaniac: Volumen I y II
(Dinamarca-Francia-Alemania-Bélgica-Reino Unido, 2013)
Dirige: Lars von Trier
Actúan: Charlotte Gainsbourg, Stellan Skarsgård, Shia Labeouf, Christian Slater
Guión: Lars von Trier
Fotografía: Manuel Alberto Claro
Duración: 145 min. y 123 min.

Top 10 de Cahiers Du Cinéma 2013

Imagen

Comienzan con el fin de año, las listas de lo mejor del cine. Por lo pronto aquí el de Cahiers Du Cinéma:

1. L’inconnu du Lac, de Alain Giruadie.
 
2. Spring Breakers: Viviendo al Límite, de Harmony Korine.
 
3. La Vie d’Adèle, de Abdellatif Kechiche.
 
4. Gravedad, de Alfonso Cuarón. 
 
5. Tian-zhu ding, de Zhang-ke Jia. 
 
6. Lincoln, de Steven Spielberg. 
 
7. La Jalouise, de Philippe Garrel.
 
8. Nugu-ui ttal-do anin Haweon, de Sang-soo Hong.
 
9. Les Rencontres d’après Minuit, de Yann Gonzalez.
 
10. La Bataille de Solférino, de Justine Triet.

Ausencia

SIrva este post para dejar fe de que su servidor aún deambula por el mundo de los vivos, o medio vivos, para ser más precisos. Claro han pasado ya varias películas, música, dibujo y arte por estos deteriorados sentidos, pero a la vez atender el llamado de la “realidad” que a veces exige completa atención. Postearé entonces todo lo que pueda sin importar si es actual o no. Al fin y al cabo este espacio no es más que una bitácora del absurdo viaje de LSD por el que transita mi mente, y con suerte, cruzar con el camino de algún otro viajero perdido.

Nos leemos pronto.

Cosmopolis

Imagen

 

La cámara viaja por una fila de limosinas para detenerse justo detrás de un bote de basura en donde un inexpresivo y anodino Robert Pattinson decide atravesar la ciudad para realizarse un corte de cabello.

Las obsesiones apocalípticas cyber-punk de David Cronenberg nos propinan una madriza filosófica, gracias a las navajas líricas provenientes de la novela de Don DeLillo. Mientras te desangras, ruegas por una oportunidad más para intentar digerir el incendiario coctel de Posmodernismo, revolución, carnalidad, caos, oscuridad y belleza. Atmósfera viciada penetrada por la luz musical de Metric.

La brutalidad visual e interminables y anticlimáticos diálogos alejarán a las fanáticas del otrora vampiro descafeinado, así como a algún despistado en busca de un romanticismo plástico.

El capitalismo especulativo como origen de cuestionamientos existenciales, desvinculación de la esencia humana y el apego sentimental.

Luego de fuegos artificiales veraniegos, se agradece el reto, el nudo estomacal y las deliciosas imágenes impregnadas en la psique para utilizarlas justo en ese momento que la esperanza ha abandonado al mundo.  

Lejos de lo mejor de Cronenberg, y aún así, subo a la tribuna a decretar:

Hola, soy @kruzturika y soy enfermo Cronenbergiano.

 

Cosmopolis
(Francia-Canadá-Portugal-Italia, 2012)
Dirige: David Cronenberg
Actúan: Robert Pattinson, Samantha Morton, Jay Baruchel, Paul Giamatti
Guión: David Cronenberg
Fotografía: Peter Suschitzky
Duración: 109 min.